Menú

  Buscar

Google

  En:
WWW
LatinoSeguridad

  Importante
  Consejos prácticos

¿Cómo actuar en caso de fuga de gas L.P.?

Uno de los incidentes domésticos que ocurren comúnmente son las fugas de gas, las cuales si no son manejadas en forma adecuada pueden pasar, de ser un incidente controlable con facilidad, a una desgracia de dimensiones inconmensurables.

A continuación encontrarán las medidas básicas para el manejo de este tipo de emergencia.

Primero definamos qué es el gas L.P., es un hidrocarburo derivado del petróleo, que está compuesto básicamente por dos gases, el propano y el butano. Los dos se distinguen entre sí, en su composición química, presión normal, temperatura de ebullición y en su poder calorífico (o de calentamiento). L.P. significa: licuado de petróleo.

Se produce en estado de vapor, pero se licua mediante compresión y enfriamiento, en estado líquido se lleva hasta los usuarios, ya sea en auto-tanques conocidos comúnmente como "pipas" o en recipientes portátiles.

Las características de este gas, son las siguientes: se produce en estado de vapor, no tiene color ni olor, aunque no es tóxico, no es saludable respirarlo mucho tiempo. Es inflamable, es excesivamente frío, porque cuando se licua es sometido a muy bajas temperaturas. Manejado con las debidas precauciones presenta un riesgo mínimo. Es limpio, cuando se quema adecuadamente combinado con el aire, no forma hollín ni deja mal sabor en los alimentos preparados con él. Tiene más rendimiento en comparación con otros combustibles.

Los vapores de gas L.P. son más pesados que el aire, por lo que al escaparse tenderán a ocupar las partes más bajas, como el piso, fosas y pozos cercanos.


Medidas de Seguridad en Tanques Portátiles

  • El movimiento de los cilindros debe ser rodándolos sobre su base y en posición vertical; no se deben arrastrar, ya que un golpe de fierro contra piedra puede sacar una chispa que encienda el gas que pudiera estar en el ambiente.

  • Los cilindros deben estar pintados y en especial debe pintarse la base para evitar oxidación.

  • Considere que un litro de gas se convierte en varios litros de vapor y en varios miles de litros de mezcla explosiva aire-gas.


Recipientes Estacionarios

Por otra parte, los recipientes o tanques estacionarios ofrecen una mayor comodidad a los usuarios, en virtud de que requieren un mínimo mantenimiento y el llenado ofrece la ventaja de ser menos frecuente que en los recipientes portátiles, el suministro se efectúa a domicilio, y puede ser realizado conectando la manguera del autotanque al recipiente o mediante el uso de una línea de llenado en los casos que se requiera.

Básicamente los accesorios de estos recipientes tienen como finalidad el llenado, relevo de presión, indicar el nivel de llenado del tanque y proporcionar vapor de gas a la línea de servicio.

Debido a su volumen y peso, la ubicación de los tanques debe ser en áreas niveladas y ventiladas (a la intemperie), se recomienda principalmente colocar estos recipientes en las azoteas. Toda la instalación debe estar a cargo de una Unidad Verificadora (técnica) en materia de gas L.P. a fin de supervisar al instalador de dicha obra.

El manejo de los tanques estacionarios, debido a que el volumen de gas que contienen es mayor y la instalación de los mismos más complicada, requiere medidas de seguridad adicionales a las de los tanques portátiles, a saber:

  • Verifique que el tanque conserve el recubrimiento total de pintura a fin de evitar el óxido en su cuerpo. 

  • Observe que la válvulas en general no presenten fugas. 

  • Revise que la válvula de seguridad no tenga basura en su interior. 

  • Esté seguro que le tanque cuente con capuchón protector para resguardar de la lluvia sus válvulas. 


¿Qué hacer en caso de fuga de gas?

Las fugas de gas L.P. sin fuego, en una instalación de aprovechamiento (compuesta por estufas, calentadores y similares) deben atenderse de la siguiente manera:

  • Cierre las válvulas o tape las tuberías para evitar que siga saliendo el gas.

  • Cierre de inmediato las llaves de estufas y hornos. 

  • Evite encender el aparato. 

  • Abra puertas y ventanas. 

  • Aleje a toda persona cercana. 

  • No prenda cerillos ni cualquier tipo de fuego. 

  • No conecte o accione aparatos eléctricos. 

  • Llame a los bomberos o a la central de fugas. 

Cuando la fuga sea en el tanque y no en las válvulas o tubería, debe tratar de disminuirla utilizando estopa mojada cuya agua se congelará. 

En las fugas de gas encendidas se deben contemplar medidas de seguridad como las siguientes:

  • Un fuego de gas no debe apagarse a menos que inmediatamente se pueda cerrar o taponar la fuga. 

  • Si la única válvula que puede controlar el paso del gas está encendida, puede considearse la posibilidad de que los bomberos o el personal adiestrado se acerquen a cerrarla protegidos por brisa de agua y ropa adecuada. 

  • En caso de que el tanque de gas incendiado sea controlado y ya no tenga el peligro de extenderse hacia otros tanques, déjelo encendido hasta que el gas se consuma. 

  • Siempre deben enfriarse, por personal calificado, los tanques que estén expuestos a fuego. 

  • Un tanque que está encendido no debe ser movido. 

  • Si abre la válvula de seguridad del tanque y se prende el gas, este fuego no debe extinguirse, espere hasta que se apague solo. 

  • Los cilindros portátiles de gas que estén expuestos al calor del fuego deben moverse con toda precaución a un lugar retirado. 


Precauciones básicas:

  • Siempre acérquese a la fuga de gas a favor del viento.

  • Todas las personas que no tengan nada que ver para controlar el fuego o reparar la fuga, deben ser retiradas de la nube de vapor o de la zona de fuego. 

  • Si todavía no se declara el fuego, elimine las fuentes de ignición, como pueden ser los interruptores generales de corriente eléctrica, si están muy cerca, nunca deberán ser movidos; el que esté conectado debe quedar conectado y el apagado, apagado.

  • Vigile que la gente no se acerque a menos de 60 o 70 metros, excepto aquella que esté trabajando para resolverse la situación. 

Recuerde que en materia de seguridad es mejor prevenir que lamentar, por lo que deberá dar el adecuado mantenimiento a su tanque e instalaciones. Cuando se compre gas en cilindros que cambia la empresa, asegúrese que los tanques se encuentren en buen estado. Le deben ser entregados con maneral, pintados y ostentando la razón social de la empresa. Si estas condiciones no se cumplen, exija al distribuidor la sustitución gratuita.

El distribuidor de gas está obligado a conectar los tanques en los domicilios, pues cuenta con la herramienta adecuada para hacerlo. Todos los tanques deben tener maneral para poder abrirlos correctamente.

Al momento de la instalación del tanque en presencia del distribuidor, verifique la no existencia de fugas, aplicando agua jabonosa en el tubo de cobre y conexiones, porque si al abrir la válvula se producen burbujas, algo está mal y hay que corregirlo.

Se debe cuidar el estado del pigtel o tuvo de cobre y conexiones, no deben estar doblados, trozados ni trasroscados, pues se puede provocar una fuga. Los tanques deben ser instalados a la intemperie, en pisos firmes y nivelados que no guarden humedad, en lugares de fácil acceso, evitando que al cambiarlos se realicen maniobras peligrosas.

Los tanques deben ser colocados a una distancia mínima de tres metros o más de flamas, interruptores eléctricos, ventanas, sótanos, motores eléctricos o de combustión interna. Es conveniente que un técnico revise periódicamente su instalación.

Por último, debe tener cuidado también que el lugar donde colocará los tanques sea el adecuado, ya que los cilindros deben instalarse a tres metros de cualquier flama o chispa y en lugares ventilados o al aire libre. Deben estar sobre un piso de material nivelado y que brinde protección. Este lugar debe estar siempre limpio, procurando alejar los objetos o materiales que sean combustibles. Los cilindros y las instalaciones deberán colocarse de tal manera que no puedan ser dañadas por el paso de personas o vehículos.

 

Webmaster: 

webmaster@latinoseguridad.com

Ventas: 

joseluis@latinoseguridad.com

Sugerencias 

joseluis@latinoseguridad.com

Grupo Corporativo Diamante | Copyright © 2000 - 2003 | Todos los derechos reservados